Falsedades y verdades sobre los tratamientos dentales caseros

Falsedades y verdades sobre los tratamientos dentales caseros

¿Quién no quiere tener una sana y bonita sonrisa? Obtener este deseo es más fácil de lo que se imagina uno, sólo es cuestión de querer hacerlo, pero bien y siguiendo una serie de pautas. Afortunadamente en la actualidad existen muchos tratamientos que nos permiten conseguir esa salud dental imaginada. Pero no todo lo que nos puedan contar quiere decir que todo sea una verdad. Hoy desde este post, Clínica Dental Dr. Montané os ofrece un interesante artículo sobre las falsedades y verdades sobre los tratamientos dentales caseros.

Los remedios caseros

Las tradiciones, los remedios caseros de la abuela, el boca a boca, los consejos o ideas que te ofrecen en tu entorno son utilizados de manera habitual en muchos casos. También es una evidencia que ir al dentista no es plato de gusto para la gente, ya sea por miedo o por razones económicas. Es entonces cuando se tiene un problema de salud bucodental que uno se preocupa. Lo primero que habría que resaltar es que habría que dejar atrás esas historias y seguir unas indicaciones realistas.

Dentro de las falsedades más comunes en higiene dental y que no es que sea malo pero que tiene que hacerse en su justa medida es la de blanquearse los dientes con bicarbonato. Es una de las prácticas más comunes pero que no por ello quiera decirse que sea altamente efectiva. Es verdad que el bicarbonato facilita el tratamiento blanqueador, pero también es una realidad que no se puede hacer de una manera habitual pues podría “cargarse” el esmalte dental. Lo más recomendable siempre sería acudir al especialista si lo que se pretende es obtener una limpieza dental impecable.

ESTO TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:
En qué consiste la cirugía dental reparadora

Otro de los problemas más comunes en nuestra boca es el de los flemones y el dolor que conlleva su aparición. La solución ideal y la más correcta sería ir rápidamente al dentista para que nos facilite un tratamiento y un seguimiento del mismo para erradicarlo de una manera sencilla y cómoda. Pero existe la creencia que con enjuagues bucales con diferentes hierbas como el romero y el tomillo, se pueden mitigar las molestias. Es otra de las verdades a medias. Es verdad que el uso de hierbas y plantas o de tratamientos alternativos tiene muchos seguidores, pero no siempre son lo efectivos que deseamos. Si no se tiene un control se puede derivar en una posible infección y convertirse en un serio problema.

Enemigos para nuestra salud bucodental

Otra de las citas más recurrentes dentro del mundo de la salud bucodental es la de “yo no tomo azúcar y sin embargo me salen caries”. Eso es una cuestión de que no por no ingerir alimentos o bebidas azucaradas nos hace inmunes a padecer de la caries. Para prevenir la aparición de la caries lo mejor es tener unos correctos hábitos de higiene dental y acudir de manera periódica a controles con el dentista. El uso del hilo dental puede ser el gran amigo de nuestros dientes para retirar posibles restos de alimentos que se hubieran quedado depositados en zonas a las que el cepillo no puede acceder.

“Las manchas del alcohol, café y tabaco se quitan aplicando zumo de limón” es una de las búsquedas más practicadas en internet. Una frase que tampoco cuenta toda la verdad y que no es una solución a largo plazo. Lo primero y no es querer hacer un discurso, pero es que esos tres elementos que hemos citado con anterioridad no deberían consumirse de manera habitual. Sólo con el zumo de limón no se van a eliminar las manchas de los dientes. Ir al odontólogo y que realice una limpieza dental profesional sería la respuesta a esa pregunta del principio.

ESTO TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:
En qué consiste la odontología restauradora

La ingesta de medicamentos de una manera continuada provoca que los dientes tengan un tono amarillento. Eso sí que es una realidad. Los componentes de dichos tratamientos pueden ser la causa de que la placa dental se resienta. El mejor consejo es cepillarse los dientes después de cada comida, hacer uso del hilo dental y del colutorio para practicar enjuagues bucales. Eso en casa, siguiendo con nuestra rutina pero acudir a visitas periódicas al dentista sería el mejor de los consejos que se pueden dar. Todo para evitar la aparición de problemas posteriores.

En Clínica Dental Dr. Montané siempre estamos al lado de nuestros pacientes y procuramos darles el mejor tratamiento especializado y personalizado a cada uno de ellos. Es por eso que el mejor consejo que podemos dar es el de que, al menor síntoma de dolor o molestia en su boca acuda sin demora a nuestro centro para poder hacer un diagnóstico rápido y eficaz. La solución a sus molestias puede encontrarse más fácilmente de lo que se puedan imaginar.