El peligro de llevar una dieta desequilibrada y sin control médico puede perjudicar a mis dientes

El peligro de llevar una dieta desequilibrada y sin control médico puede perjudicar a mis dientes

Ponerse a dieta es uno de los propósitos más pensados por la gente en todas las épocas del año. Sobre todo, después de fechas clave como año nuevo (después de los excesos de la navidad) y pasado el verano. Lo que ocurre es que mucha gente en lugar de acudir a los especialistas adecuados y llevar un control, lo hace sin pensar en las consecuencias posteriores. Hoy nos gustaría hablar sobre el peligro de llevar una dieta desequilibrada y sin control médico que puede perjudicar a la salud dental.

Dietas sin un control médico

El cuerpo humano es una compleja máquina que necesita nutrirse de diferentes componentes para funcionar a la perfección. Esto quiere decir que no se puede tomar a la ligera hacer ciertas cosas que puedan perjudicarlo. En el caso que hoy nos ocupa, las dietas que se realizan sin un control médico pueden ser perjudiciales para el organismo. Hay que llevar un equilibrio calórico en todo lo que se ingiere para no perder vitaminas y componentes esenciales para mover el cuerpo.

Si no se sigue una dieta controlada por un especialista se pueden desencadenar una serie de consecuencias fatales para la salud bucodental. Con la aparición de anemias o falta de hierro en la sangre puede aparecer una debilidad corporal que puede verse reflejada en la pérdida de fuerza ósea y con ello derivar a la salud de la boca. Esta misma anemia puede también desembocar en una falta de células que puedan combatir las bacterias que se acumulen en nuestra boca.

ESTO TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:
Tendencias en salud dental

En estos últimos años se viene produciendo un fenómeno dentro del mundo de las dietas “milagro”. En este tipo de planes para adelgazar se pueden llegar a cometer auténticas barbaridades que pueden llegar a ser muy extremistas y maltratar el organismo. Por esto desde Clínica Dental Dr. Montané les recomendamos acudir a un especialista siempre que se decida optar por ponerse un plan de adelgazamiento.

Si ya se ha comenzado a seguir una dieta es recomendable comentárselo al dentista de cabecera para que éste le realice los controles adecuados y pueda aconsejarle a llevar una perfecta higiene salud bucodental. Lo ideal sería seguir una dieta del tipo mediterránea que combinase todos los elementos de la pirámide alimentaria. Es decir, carnes, verduras, pescados, legumbres. Frutas y hortalizas. Todos son necesarios y bien combinados son el perfecto aliado para conseguir una vida sana y equilibrada.

Consejos para una buena alimentación

A continuación, les vamos a dar una serie de consejos en cuestión de alimentos que pueden ser útiles y muy beneficiosos para una estupenda higiene bucodental. Las frutas son ideales, tanto por su nivel calórico como por el servicio que pueden prestar. Frutas como las fresas y las manzanas que limpian y refrescan nuestra dentadura, además de proporcionar un aliento fresco y agradable después de su ingesta. Si no tenemos cepillo y pasta dental pueden convertirse en un sustituto perfecto de los mismos.

Vegetales frescos como el apio y las zanahorias también no deberían faltar en nuestra despensa. Además de ser frescos y sanos, son diuréticos y ayudan también a limpiar nuestros dientes, y quitar posibles restos de comida que hayan podido quedar ellos.

ESTO TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:
Cómo cuidar de nuestra salud bucal durante la menopausia

Todo esto en cuanto a alimentos que son muy recomendables para comer durante todo el año y que son poco calóricos. Pero claro, también están los que deberían estar prohibidos o no tomarlos muy a menudo para no perjudicar a nuestros dientes. Las bebidas y alimentos azucarados, el café o el alcohol son los grandes enemigos a combatir. El azúcar es uno de los factores que pueden favorecer la aparición de las temidas caries. El café y el té provocan manchas en nuestro esmalte dental que se puede quedar amarillo con la ingesta de grandes cantidades de estos últimos.

Siguiendo con el tema de las dietas, si ya se está sumergido en un plan de adelgazamiento, llevar una buena rutina de higiene bucodental es una idea genial para seguir teniendo la mejor y más bonita de las sonrisas. Usar un cepillo de cerdas duras, junto a una crema dental rica en flúor es el complemento más básico a tener. Si después se les une un buen colutorio y el uso de la seda dental, con ello se pueden eliminar los posibles restos que hayan quedado entre los dientes y que con el cepillo no se haya podido acceder.

Desde Clínica Dental Dr. Montané esperamos que estos pequeños consejos os hayan ayudado a aclarar algunas dudas al respecto sobre cómo seguir una dieta de adelgazamiento, sin que se resienta vuestra salud bucodental. Para este tema y muchos más no duden en ponerse en contacto con nuestro equipo de grandes profesionales que estarán encantados de asesorarle.